TRAS UN ACCIDENTE DE TRÁFICO ES VITAL ACUDIR AL MÉDICO EN LAS SIGUIENTES 72H 910 609 457 info@tuindemnizaciondetrafico.com

Fallecimiento

Si una persona ha fallecido como consecuencia de un accidente de tráfico tienen derecho a ser indemnizados los siguientes sujetos: los cónyuges o parejas, ascendientes, descendientes, hermanos y allegados. El nuevo sistema calcula una indemnización para cada perjudicado que contendrá 3 perjuicios indemnizables (patrimonial distinguiendo entre lucro cesante y daño emergente, no patrimonial básico y no patrimonial particular)

Los accidentes de circulación con resultado de muerte o lesiones pueden dar lugar, en función de sus circunstancias, a distintos procedimientos penales, y en ocasiones el proceso se inicia de oficio en virtud de que el accidente sea calificado como un delito contra la seguridad vial, pero siempre es muy importante que se formule denuncia por el lesionado o por sus representantes legales si es menor de edad o incapacitado o por los perjudicados por el fallecimiento para evitar problemas jurídicos futuros.

Si el juzgado apertura unas Diligencias Previas por un presunto delito contra el conductor que ha provocado el siniestro, con carácter general, es conveniente, que el perjudicado o la víctima comparezca con abogado y procurador y se constituya como acusación particular para reclamar sus derechos y ejercer las Acciones Penales y Civiles contra el responsable del accidente y su Entidad de Seguros, sin perjuicio de que el ministerio fiscal ejercitara también la acción penal y la civil cuando existan perjudicados.

La denuncia deberá realizarse por: a) La víctima si está en condiciones de hacerlo b) En caso de menores de edad, sus representantes legales. c) Si la víctima no está en condiciones de poder formular denuncia, el familiar más cercano y solicitando que se de traslado al Ministerio Fiscal. d) En caso de fallecimiento, los perjudicados por el fallecimiento (cónyuge, hijos progenitores, hermanos/as etc.).

Una de las novedades de la reforma normativa,  es la mediación penal,  que puede iniciarse en cualquiera de las fases del procedimiento penal, esto es, en la fase de instrucción, de enjuiciamiento y/o de ejecución, tiene ventajas para las partes y no suspende el proceso. El acuerdo que se alcanzara en mediación penal será incorporado a la Sentencia Penal.